¿Cómo detener la pérdida de la biodiversidad?

Ante la pérdida de la biodiversidad del planeta, se necesita una acción urgente; Desde participar en programas específicos hasta pequeñas acciones diarias, todo el mundo puede colaborar en la protección de la biodiversidad.

El principal culpable de la pérdida de biodiversidad es el continuo deterioro y transformación de los hábitats naturales. El aumento de la población y sus necesidades de consumo tiene cada año un mayor impacto en los espacios naturales. Estos son arrasados para cosechar madera o para dar paso a la producción agrícola, el desarrollo urbano o los emplazamientos industriales. La contaminación y la desertificación también agravan el problema. En el medio marino, las prácticas de pesca insostenibles, como la pesca de arrastre, son responsables de la destrucción del hábitat a gran escala.

Además de la pérdida de biodiversidad, la destrucción o degradación de los hábitats naturales puede tener otras consecuencias, como una fuerte disminución de la resistencia de la tierra a los desastres naturales Es importante fomentar la preservación de ecosistemas representativos, pero está lejos de ser suficiente. Es vital que todos los espacios se gestionen de forma sostenible.

Programas de protección de especies animales y vegetales

Hoy en día, muchas instituciones gubernamentales y no gubernamentales están implementando programas para preservar, salvaguardar o reconstruir la biodiversidad. Autoridades locales, organizaciones internacionales, fundaciones y asociaciones actúan directamente sobre el terreno o establecen subvenciones para apoyar acciones locales.

¿Por qué es importante proteger la biodiversidad?

Hay muchas razones para proteger la biodiversidad:

  • Garantiza el funcionamiento correcto de los ecosistemas: la destrucción de una especie puede debilitar todo el ecosistema.
  • Tiene importancia económica directa; madera, comida, medicina.
  • Proporciona muchos servicios indirectos y vitales, denominados «servicios ecosistémicos»: polinización, producción de oxígeno, equilibrio climático, purificación de agua, gestión de inundaciones, etc.
  • Tiene un valor estético, recreativo, espiritual y cultural considerable.
  • Es la apuesta de la evolución y adaptabilidad de la vida ante el cambio de clima y enfermedades.

Es posible tomar acciones diariamente

Ya sea a través de una asociación o una estructura de gobierno, las acciones organizadas están cobrando impulso en el territorio, al igual que sus impactos. Reintroducción de especies, disminución de la tasa de desapariciones en un medio natural ¡el progreso es visible! No obstante, todavía quedan muchas acciones por tomar. Para dar aún más peso a las acciones globales, es importante actuar en pequeños gestos cotidianos:

Reducir los residuos

Evita comprar plástico: Los productos de plástico son un enorme problema. Sobre todo si el reciclaje no es parte de su rutina. El plástico, a pesar de ser tratado, nunca desaparece realmente. Es el agente principal de la contaminación del planeta, y por lo tanto, responsable de la destrucción de muchas especies animales y vegetales.

Limita tu consumo de agua: No dejes correr el agua del grifo e intenta recoger el agua de lluvia. El ciclo del agua también forma parte del equilibrio de los ecosistemas. La vida de las especies animales y vegetales depende del suministro de agua. Tener un consumo razonable también significa participar en la protección de la biodiversidad.

Ahorre energía: Reduce la calefacción y el aire acondicionado, apaga las luces, no dejes los ordenadores en espera, utiliza bombillas de bajo consumo. Hoy en día, la energía es un recurso que se está agotando, y eso degrada los hábitats naturales, al igual que las especies que viven allí. Es importante gestionar tu consumo energético de forma sostenible y, por qué no, utilizar energías renovables.

No compres alimentos importados: Compre alimentos locales, prefiera frutas y verduras de la temporada para limitar el transporte, el uso de tratamientos fitosanitarios y del mismo modo, promover la agricultura de su región. Comerá más sano y se sentirá mejor consigo mismo y con el medio ambiente.

Muévete más: Caminar o usa la bicicleta en lugar del coche. Comparte tu viaje con alguien más o usa el transporte público para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero. Al caminar, tenga cuidado de no romper flores, aplastar hongos, o destruir hábitats naturales. ¡Respeta la naturaleza y a los seres vivos que residen en ella!

Por otro lado, aparte de implementar una gestión sostenible de los espacios y el desarrollo, es importante tomar medidas para estimular la restauración de la biodiversidad en hábitats degradados o amenazados. Aunque a menudo no es posible restaurar un hábitat a su estado original, los esfuerzos de reverdecimiento pueden, a largo plazo, producir buenos resultados desde la perspectiva de la biodiversidad.

Los sitios cuya biodiversidad está amenazada por su aislamiento (debido a  carreteras, zonas agrícolas o urbanas) y su pequeño tamaño pueden tratar de reconectarse. Tomar ciertas medidas también facilitaría la movilización de determinadas especies, mejorando así su adaptabilidad al cambio climático. No hay otro planeta al que los seres vivos puedan acudir si este se destruye, hay que trabajar para protegerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *